VENTANAS DE AIRE FRESCO – Sergio Perela

Tengo que sacar pecho ahora y me llamaréis oportunista. Pero es que cuando comenzó a hablarse del tema de las ventanas FIBA y demás, que tanta tinta consumió, tengo la sensación de que era uno de los menos preocupados. Enseguida se encienden las voces de alarma cuando uno o dos de nuestros NBA no pueden estar en una convocatoria de la Selección. Y es comprensible, porque partimos de la base de que si están jugando en la mejor competición del planeta son mejores que los demás. Algo que no es exactamente cierto, pero que quizá convenga debatir en otro mes. Vuelvo a lo que iba: estaba muy tranquilo porque no tenía ninguna duda de que en España hay jugadores de nivel que iban a asumir el reto con humildad, pero con orgullo.

 

Vale que no tenía claro que el papel de veteranos como Fran Vázquez fuera a ser tan bueno. Para nada. Y ahí veo por un lado el buen trabajo que hace el tiempo en las personas que saben ir evolucionando y también un trabajo de entrenador encomiable. Porque quizá era más fácil hacer entender el papel de actores secundarios a los jóvenes que a los más veteranos. Saber que tú has hecho el trabajo de clasificación inicial y que no vas a estar en la lista final, en los títulos de crédito mayores, es difícil de asumir. Ningún jugador de los que ha utilizado Scariolo en estas ventanas ha pensado ni un segundo en eso. Y si lo ha hecho, no ha pesado lo más mínimo. En sus victorias había reivindicación, el orgullo mencionado anteriormente; pero también he creído ver un punto de rabia, de agarrarse la camiseta y decirnos a todos: “¿Qué os creíais? ¿Qué pensabais?”

 

Dudamos de ellos por no ser NBA. Dudamos de ellos porque a muchos no les sonaba ni el nombre, ni siquiera sabía en qué equipo jugaban. Y eso es una realidad que nosotros en este foro quizá no vemos porque estamos constantemente rodeados de información de baloncesto español. Pero para esos barómetros sociales de andar por casa yo me fijo mucho en mi padre. Español medio de elevado consumo televisivo de deporte, pero que sólo ve el baloncesto en las finales o cuando juega la Selección. Cuando escuchó que jugaba Beirán rejuveneció bastante y abrió mucho los ojos. No tanto como cuando vio cómo juega el Beirán de hoy, claro. Algo estamos haciendo muy bien por este deporte cuando cada año surgen nuevos talentos, debutan críos de 16 o 17 años en los equipos ACB y además llegan la mayoría para quedarse. Hay nivel técnico, carácter competitivo y, como dijo LeBron en aquellas famosas declaraciones sobre Calderón, no hay jugador español sin inteligencia.

Algo estamos haciendo mal, y digo mi gremio, el periodístico, cuando mi padre no conoce los últimos valores de la cantera estudiantil o no termina de situar a Oriol Paulí. No estamos llegando como deberíamos para pescar afición. Pero ni los periodistas y sus medios, ni el baloncesto español en general. No sé cómo, pero hemos de salir a captar la atención del consumidor de deporte medio.

Sergio Perela: @sperela

LOS MOTIVOS DE JOTA CUSPINERA PARA ASOCIARSE: